Síguenos en RSS ¿Preguntas? ¡Escríbenos!

Works That Work, No.3 (en Español),

Vuelo 300 en Mumbai

por Martin Parr (711 palabras)

En India, un avión fuera de servicio lleva niños y otros pasajeros con curiosidad a un viaje imaginario y educativo.

Estoy subiendo a bordo de un Airbus A-300 en la capital india, Delhi. El destino previsto del vuelo es Mumbai, pero como falta un ala y un tercio del fuselaje, sé que nunca va a despegar. Nuestro piloto, el ex ingeniero de la línea aérea, el capitán Gupta, adquirió el Airbus de Indian Airlines en 2003, y luego pasó varios años para rearmarlo en su jardín, ubicado a unos 8 km del aeropuerto internacional de Delhi, con el objetivo de compartir su pasión por los viajes aéreos con la mayor cantidad posible de personas.

Aunque las líneas aéreas de India han prosperado en los últimos años, la gran mayoría de los indios—el 96 % de la población, de hecho, nunca ha volado. La misión del capitán Gupta es darle a sus connacionales la oportunidad de estar en el interior de un avión y aprender un poco sobre cómo funciona.

Los auxiliares de vuelo entrega tarjetas de embarque todos los viajeros y les explican cómo encontrar el asiento asignado en el avión designado. Una vez que los pasajeros de hoy, un bullicioso grupo de escolares, están todos abordo, se cierra la puerta y luego se sella. La jefa de cabina, la señora Gupta, que también es profesora de estudios internacionales en Delhi University, da la bienvenida a todos comienza a dar la presentación sobre seguridad con la explicación sobre la manera correcta de abrocharse los cinturones de seguridad.

La Sra. Gupta y el equipo de tripulantes de vuelo tratan todas las características de la seguridad del avión, incluyendo la máscaras de oxígeno y los chalecos salvavidas. Tal vez esta es la única línea aérea cuya presentación sobre seguridad incluye un breve examen, pero como los niños han prestado atención, gritan con gran entusiasmo las respuestas. A continuación, los tripulantes ofrecen el servicio a bordo y recorren los pasillos con sus carritos para entregar galletas y caramelos masticables.

Se toca música a través del sistema intercomunicador y se anima a algunos niños a ponerse de pie para bailar en el pasillo. No estoy seguro de qué tiene esto que ver con volar, pero todo el mundo lo pasa estupendo. Se invita a los niños en pequeños grupos a visitar la cabina del piloto, y la Sra. Gupta les explica que a pesar de que los trenes y buses tienen solo un conductor, un avión tiene tres: el piloto, el copiloto y el piloto automático.

Aparentemente, el vuelo termina en un accidente, porque todos los pasajeros evacuan el avión por el tobogán de emergencia, pero los niños están encantados de todas maneras. Luego se sirven refrigerios o snacks y bebidas o refrescos, y se proyectan vídeos. Me imagino que estos escolares nunca se van a olvidar de esta excursión, y que el capitán Gupta ha convertido a 50 pasajeros futuros en su misión para educar a la gente y desmitificar el negocio del viaje aéreo.

El fotógrafo de Magnum Martin Parr es conocido por sus observaciones íntimas y críticas de la vida moderna desde los suburbios de Inglaterra hasta las metrópolis de la India.

Este artículo proviene de Works That Work revista, Nº3.
Comprar este número, o suscribirse a la revista para acceder a otros artículos.
Síguenos en RSS ¿Preguntas? ¡Escríbenos!