Síguenos en RSS ¿Preguntas? ¡Escríbenos!

Works That Work, No.3 (en Español),

Construyendo sobre la tradición – 1.400 años de una empresa familiar

por Irene Herrera (2481 palabras)

Antes de su liquidación, Kongō Gumi fue la compañía en funcionamiento continuo más antigua del mundo. Fundada en Japón apenas un siglo después de la caída del Imperio Romano, sobrevivió a cambios extremos en la cultura, el gobierno y la economía de Japón, y preservó las técnicas tradicionales de construcción y los valores familiares durante más de 1.400 años.

Foto de la portada: Originalmente encargado por el príncipe Shotoku en el siglo VI, Hōryū Gakumonji es un gran templo que sirve de seminario y monasterio en Ikaruga. La pagoda del templo es ampliamente reconocida como uno de los edificios de madera más antiguos que todavía existen en el mundo, y está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. (Foto: Asanuma, Departamento de Ferrocarriles)

En el año 578 d. C., las tribus germánicas estaban en guerra por los restos del Imperio Romano, un niño de ocho años de edad llamado Muhammad crecía en La Meca, el Imperio Maya florecía en América Central, y la empresa que ha estado en funcionamiento continuo por más tiempo en el mundo era fundada en Japón. Cuando el príncipe Shotoku Taishi (572–622) encargó la construcción del primer templo budista de Japón, Shitennō–ji, la religión predominante en Japón era el sintoísmo y no habían miyadaiku (carpinteros capacitados en el arte de la construcción de templos budistas), por lo que el príncipe contrató tres hombres calificados de Baekje, un estado budista en lo que hoy es Corea. Entre ellos se encontraba Shigetsu Kongō, cuyo trabajo se convertiría en la fundación de la empresa de construcción Kongō Gumi.

En los siglos que siguieron, el mantenimiento, la reparación y la reconstrucción de Shitennō–ji (asolado varias veces por las guerras y los desastres naturales), siempre fue la principal fuente de ingresos de Kongō Gumi, pero a medida que el budismo se extendió por todo Japón, las áreas de trabajo de la empresa también se expandieron hasta incluir contribuciones a otros grandes templos, como Hōryū-ji (607) y Koyasan (816), así como el Castillo de Osaka (1583). Kongō Gumi continuó floreciendo bajo el shogunato Tokugawa (1603–1867), un período durante el cual los templos budistas recibieron un gran apoyo financiero. La compañía resistió el periodo Meiji pro–sintoísta (1868–1912) y sus empeños a menudo violentos para erradicar el budismo de Japón, que incluyó la destrucción de decenas de miles de templos budistas. Kongō Gumi también sobrevivió la crisis financiera Shōwa de 1927, y mantuvo el ritmo de la evolución económica y técnica, hasta que finalmente sucumbió a las dificultades financieras y se convirtió en una subsidiaria de Takamatsu Kensetsu en 2006, después de más de 1.400 años de funcionamiento independiente.

Kongō Gumi fue fundada en 578 y operada por más de 1.400 años como un negocio independiente antes de convertirse en una filial de Takamatsu Kensetsu en 2006. Sigue funcionando hoy en día, y se especializa en la construcción, el mantenimiento y la reparación de templos budistas, con el uso de herramientas y técnicas tradicionales transmitidas a través del tiempo desde su fundador.

Seiganto -ji, es un templo budista de la escuela tendai con una impresionante vista a las cataratas de Nachi y que ha sido un lugar de culto desde el siglo IV d. C. Hoy en día, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Kongō Gumi utiliza técnicas de carpintería que se han transmitido de generación en generación desde la fundación de la empresa. Su lema es: «La herencia de técnicas de hace 1.400 años hacia el futuro». (Foto: John Kasawa)

Aunque Japón cuenta con seis de las empresas más antiguas del mundo y se estima que 20,000 empresas con más de 100 años en funcionamiento, la longevidad de Kongō Gumi es ciertamente notable y digna de estudio. Afortunadamente, los principios que guiaron la empresa a lo largo de los siglos han sido conservados por la propia familia Kongō. El 32º líder de la empresa, Yoshisada Kongō, escribió durante el período Meiji y dejó un credo, más tarde titulado Shokuke kokoroe no koto, es decir, «conocimiento familiar del comercio», una lista de 16 preceptos destilados del pasado glorioso de la empresa y la intención de guiar y preservar las operaciones de la familia en el futuro. Los observadores occidentales pueden sorprenderse al descubrir que mientras el credo trata temas de los «negocios», como el control de calidad y la satisfacción del cliente, pone el mismo énfasis en asuntos «personales», como la forma de vestir (de acuerdo con la propia estación de cada uno), cuánto beber (con moderación) y la forma de tratar a los demás (con el mayor respeto). De hecho, el primer artículo del credo afirma que seguir los preceptos del confucianismo, el budismo y el sintoísmo, y capacitarse en el uso de la regla del carpintero es «nuestro deber más importante», lo que sugiere que las normas contra las cuales un Kongō mide su vida son tan clave para el éxito como el instrumento mediante el cual mide su trabajo.

La altísima calidad de la obra de Kongō Gumi fue sin duda uno de los factores de la longevidad de la compañía. Un nuevo trabajador podía esperar someterse a 10 años de aprendizaje para perfeccionar las técnicas exigidas por el trabajo (y de otros diez años de entrenamiento para convertirse en un maestro carpintero), y Shokuke kokoroe no koto le ordenó que practicase esas técnicas, así como la lectura y la aritmética, «las habilidades que más necesitan carpinteros», y cualquier otra habilidad que pudiera ser requerida por su posición, pero que no tuviera en cuenta cualquier otra cosa que no sea esencial. Además, los artesanos se organizaron en kumi, grupos que a menudo competían entre sí para demostrar cuál producía el mejor trabajo.

Shitennō-ji, construido en el año 593 d. C., es el templo budista más antiguo en Japón. Ha sido destruido parcial o totalmente por lo menos siete veces a lo largo de los siglos debido a las guerras y los grandes desastres naturales, el último de los cuales ocurrió en la década de 1960. El templo está construido sin clavos, por lo que las tablas de madera individuales pueden ser retiradas y reemplazadas varias veces. Esto permite que la estructura se haya podido mantener durante siglos. (Foto: Masaki Hayashi)

Yoshisada Kongō también hizo hincapié en la importancia de las buenas relaciones con los clientes, y Kongō Gumi tuvo éxito en la gestación y el mantenimiento de relaciones sólidas con sus clientes, muchos de los cuales (como su primer proyecto Shitennō–ji) se mantuvieron fieles durante siglos. Varios de los preceptos enumerados en Shokuke kokoroe no koto lo reflejan: «Escuche lo que dice el cliente», «Trate a los clientes con respeto» y «Presente la estimación más barata y más honesta». El credo va más allá, sin embargo, para referirse a las relaciones en general: «No se privilegie a sí mismo», «nunca pelee con los demás», «no avergüence a una persona ni la alardee de ella» y «comuníquese con respeto». Relaciones cercanas, estables y mutuamente beneficiosas ayudaron a sostener a Kongō Gumi en tiempos de dificultades económicas, ya que la empresa proporcionó un servicio experto y confiable a un precio justo a los clientes, que a su vez proporcionaron ingresos fiables a largo plazo.

Una característica de Kongō Gumi, que no se describe específicamente en los preceptos de Yoshisada Kongō (pero que ha sido citado con frecuencia por sus jefes recientes), es su capacidad para equilibrar el respeto por la tradición con la flexibilidad necesaria para cumplir con las condiciones cambiantes. El credo afirma: «Lo más importante es mantener y conservar el nombre de la familia Kongō, ya que a lo largo de su historia, la familia ha roto con la tradición cuando ha sido necesario para asegurar la supervivencia de la empresa. Por ejemplo, cuando los ingresos de la construcción del templo y la reparación cayeron durante la Restauración Meiji, la empresa se diversificó y empezó a construir los proyectos de oficinas y residencias demandadas por un Japón cada vez occidentalizado. La compañía fue la primera en Japón que combinó las construcciones tradicionales de madera con hormigón, y la primera en utilizar el software CAD para el diseño arquitectónico de los templos.

Templos budistas tradicionales en construcción en torno a un marco de madera de componentes entrelazados y de corte preciso que pueden ser reparados o reemplazados individualmente. Esto facilita la renovación y la reconstrucción a lo largo de los siglos. Kongō Gumi ha demostrado una flexibilidad similar con la selección de líderes y proyectos que se ajustan a su plan general para la preservación de la tradición familiar, reemplazándolos y cambiándolos según sea necesario.

Kongō Gumi también era flexible en la elección de sus dirigentes. Al igual que muchas empresas familiares, por lo general esperaba que el jefe de la familia también fuera el jefe de la empresa, pero le dio más peso a la habilidad, la salud y la capacidad. Los propios hijos de Yoshisada Kongō fueron calificados como incapaces de dirigir la empresa, por lo que el liderazgo pasó a su hermano menor, a pesar del hecho de que él no era el heredero directo. De acuerdo con la tradición japonesa, el nombre de la familia podría continuar incluso a través de las generaciones que no habían producido ningún heredero varón adecuada mediante la adopción de un yerno, que tomaría el nombre Kongō y la responsabilidad de asegurar que las técnicas de construcción y los valores filosóficos de la familia pasaran de una generación a otra. (El 39º presidente de la compañía, Toshitaka Kongō, fue uno de esos yernos.)

El castillo de Osaka es uno de los más famosos de Japón y tuvo un importante rol en la unificación del país durante el siglo XVI. La construcción comenzó en 1583, pero fue destruido varias veces por incendios y relámpagos. Kongō Gumi prosperó debido a estas grandes reconstrucciones, que les proporcionaban muchísimo trabajo. (Foto: Reporters)

Esta flexibilidad se puso a prueba aún más durante la Depresión económica Shōwa, cuando el 37º líder, Haruichi Kongō, cometió suicidio ritual por su incapacidad de mantener a su familia y las familias de sus artesanos. En ausencia de un líder masculino adecuado, su viuda Yoshie aceptó convertirse en la primera y única mujer que ha dirigido Kongō Gumi. Ella no sólo desafió la tradición de liderazgo masculino, sino que también amplió el alcance de la empresa, y le rogó al gobierno que permitiera a la empresa sobrevivir por medio de la producción de ataúdes de madera. Ella también inició una importante reforma estructural para separar a la dirección gerencial de los puestos de carpintería, un modelo que le permitió a la empresa poder adaptarse con éxito en la era post–industrial (aunque Toshitaka Kongō seguía siendo oficialmente un carpintero en Shitennō–ji a la edad de 86 años).

A medida que Japón comenzó a adoptar elementos de la cultura occidental, la compañía amplió su cartera para incluir los edificios residenciales y comerciales, y también comenzó a combinar las nuevas tecnologías (tales como el uso de software de arquitectura) con las técnicas tradicionales de construcción del templo.

El fin de Kongō Gumi como una empresa independiente, de propiedad familiar, se produjo por una serie de factores, principalmente por una disminución a largo plazo en los ingresos de los templos junto con las grandes inversiones inmobiliarias que sufrieron una devaluación fuerte cuando la burbuja inmobiliaria japonesa explotó en la década de 1990. En Una empresa de 1.400 años: Dieciséis lecciones de la empresa más antigua del mundo, transmitidas de generación en generación, un libro publicado un día después de su muerte, Toshitaka Kongō escribió acerca de las dificultades para cumplir los plazos de hoy en día (hoy nadie está dispuesto a esperar 15 años para construir un templo), los desafíos de trabajar con otras empresas de diseño y planificación, y la dificultad de la navegación por el equilibrio entre el respeto por la tradición y las exigencias de la economía mundial volátil. También se refiere a un precepto del credo de su antepasado: «Cuando no sea posible que usted mismo tome la decisión, consulte a un familiar y tomen la decisión juntos», lamentando, a la vez, que no se haya incluido otros integrantes de la familia. De todas maneras, para él el fin de la independencia de la empresa no fue tanto un fracaso como reflejo del hecho de que la demanda popular por la construcción de templos ya no era suficiente para sostener el negocio. Y aunque la empresa está bajo el control de una empresa matriz, su espíritu sigue vivo. Los miembros de la familia Kongō y los empleados continúan construyendo y manteniendo templos, y es posible que continúen durante los milenios venideros. Y el día 1 y 15 de cada mes, más de 120 carpinteros Kongō y otros empleados todavía se reúnen para realizar una pequeña ceremonia de oración en memoria del príncipe Shōtoku para darle las gracias por la forma en que todo esto empezó.

Irene Herrera es una directora de documentales y periodista que trabaja en Tokio. Su trabajo explora temas sociales en su mayoría de Asia y América Latina. Mai Hasebe colaboró ​​en la producción en locación en Japón y Tae Whang proporcionó consultoría sobre el idioma japonés.

Este artículo proviene de Works That Work revista, Nº3.
Comprar este número, o suscribirse a la revista para acceder a otros artículos.
Síguenos en RSS ¿Preguntas? ¡Escríbenos!